Pinocho

Hasta el viejo hospital de los muñecos

llegó el pobre Pinocho malherido

porque un espantapájaros bandido

lo sorprendió durmiento y lo atacó.


Llegó con su nariz hecha pedazos

una pierna en tres partes astillada

una lesión interna y delicada

y el médico de guardia lo atendió.


Y a un viejo cirujano llamarón con urgencia

y con su vieja ciencia pronto lo remendó

pero dijo a los otros muñecos internados

todo esto será en vano, le falta el corazón.


El caso es que Pinocho estaba grave

y en si de su desmayo no volvía

y el pobre cirujano no sabía

a quien pedir prestado un corazón.


Entonces llegó el hada protectora

y viendo que Pinocho se moría

le puso un corazón de fantasía

y Pinocho sonriente despertó.


Pinocho, pinocho

volviste a la vida con el corazón.

Autor:

Luis Aguilé

Aparece en:

El Mundo De Tatiana